Caminar por un empleo

caminanteAsí es, “Caminar por un empleo”. Es lo que estaba haciendo este amigo desconocido cuando me cruce con él cuando recorria en bici  La Via de la PLata. Me cuenta que se levantaba todas las mañanas en el barrio de Triana ( Sevilla ) y veía sentado en un banco pasar los días  sin ver ninguna salida a su angustiosa situación laboral. Lleva  tres años parado y tiene una hija pequeña. Una mañana como otra cualquiera el banco al que suele acudir se  quedó vacío,  cogió una mochila, su bolsa de herramientas de electricista y y un buen bastón, que será su único acompañante hasta Santiago de Compostela.

Lleva dos meses andando y para allí donde le ofrecen algún trabajo, alguna chapuza con la que costearse los pocos gastos  que le surgen durante su camino, allí se queda, hasta que finaliza el trabajo e  inicia de nuevo la marcha en busca de un futuro. Duerme en su tienda de campaña, come de lo que le ofrece el campo y la hospitalidad de la gente. Ahora esta andando tras sus pisadas para volver a un pueblo donde le han dicho que   P9240001podrían ofrecerle un trabajo en la  recogida del pimiento. Su vida  esta sujeta a la improvisación, no  hay plazos ni planes establecidos,  es mera supervivencia. Admiro a  este hombre que viaja sin un duro  en el bolsillo y con la fuerte  determinación de que su vida dará un  giro antes o después,  ¿cuando y donde? Yo ya no lo sabré, hace rato  que lo he dejado  atrás.

 

Leave a Reply