¿Porque viajar en bici?

Camino de Santiago

Camino de Santiago

No hay forma mejor de viajar y explorar el mundo que desde el sillín de una bicicleta.

Con dos ruedas bajo tus pies, el mundo se mueve a un ritmo perfecto; suficientemente rápido para llegar a algún lado y suficientemente lento para admirar y disfrutar los detalles a lo largo del camino.

En tu bicicleta tú eres libre. Puedes rodar allá donde quieras, y parar en cualquier lugar que te apetezca.

Puedes echarte una siesta cuando estés cansado, sabiendo que no dependes de un autobús para alcanzar tu próximo destino. Simplemente pedalea hasta el próximo pueblo para degustar un plato típico  o piérdete por un camino secundario y cocina tu cena en tu hornillo. La elección es tuya.

Suiza

Los Alpes Suizos

A lo largo de tu travesía en bici vivirás cientos de sensaciones diferentes. En un momento estarás en un día de ensueño escuchando los pájaros y disfrutando la brisa del viento en tu cara. El siguiente, estarás en un estado de pura concentración mientras mueves tus piernas vigorosamente para afrontar una dura subida.

Una sensación de gozo y orgullo te inunda cada vez que alcanzas con éxito  la cima de una montaña. Después del esfuerzo realizado te dispones a bajar la cresta de la montaña parando en la siguiente tiendecilla que te encuentres para disfrutar de una merecida cerveza.

Más tarde cuando el sol anuncia que quedan pocas horas para que se esconda puedes poner tu tienda en medio del campo, u hospedarte en un hostal o ser invitado por una familia local a dormir en su casa.

Esa flexibilidad es lo que hace maravilloso viajar en bicicleta: ¡puede ser lo que tú quieras!

HAZLO A TU MANERA

Escocia

The Highlands, Escocia

Haz una ruta de un día o una vuelta al mundo. Llévate a toda tu familia y mascota o ve en solitario. Llévate un montón o unas pocas cosas en tus bolsas. Alójate en un hotel o acampa en medio de un bosque. Tengas plan o no, cuando la rutina se hace dura, coge un autobús, un tren, un avión,… mete tu bici dentro y marcha  allá donde siempre quisiste perderte.

Sobre todo, no te obsesiones con llevar todo hasta el último detalle. Como cualquier viaje, hay muchas cosas en las que pensar antes de tomar los primeros pasos, pero viajar es realmente muy simple.

Los ingredientes más importantes en una bici son el deseo de rodar tu bici más allá de la puerta de tu casa. Experiencia y equipación son un grado pero no imprescindible.

Karl Creelman, el primer Canadiense en viajar alrededor del mundo, solo aprendió a montar en bici unas semanas antes de tomar la decisión de dar la vuelta al globo en 1899. Solo tenía un  de mudas. Su cartera estaba vacía.

CaminoSantiago0027

Barcelona- Malaga

No te desanimes si no estás en forma. El entrenamiento puede ser realizado sobre la marcha en la carretera, mientras te lo tomas con tranquilidad al principio.

Respecto al tema del material es algo que ira saliendo poco a poco. Iras aprendiendo a saber que necesidades particulares tienes y a no dejarte llevar por las influencias del mercado.

Al final, la mejor preparación es salir ahí fuera y hacerlo. Una vez en la carretera, te darás cuenta que es lo que mejor funciona contigo o no.

Mi primer viaje en bicicleta

Mi primer viaje en bicicleta

 

 

Leave a Reply